El diseño de interfaces intuitivas al igual que todo proceso de enseñanza, precisa un cambio en el proceso de trabajo para llevar a cabo técnicas pedagógicas.

¿Cuál sería el objetivo?

Que la compañía no pierda ventas porque:

  • … las decisiones de diseño se basaron en presentimientos, romanticismos o rayos de iluminación acompañados de frases como «siento (tocándose el pecho) que el usuario lo va a encontrar» o «para mí se entiende» (esta es brutal!). (Recordemos que cuando formamos parte de un proyecto ya no podemos opinar porque estamos sesgados).
  • … creímos que los usuarios pensaban igual que los programadores (cómo se nos ocurrió esto?) y que se iban a desenvolver con su misma lógica procedimental.
  • … no trabajamos con un proceso UCD (user centered design). Nuestro proceso es caótico, anárquico, autoritario o artístico (no sé que es peor).

Como me mencionó – haciendo un chiste los otros días – el CEO de Keepcon, debemos recurrir al PRINCIPIO KISS:

«Keep It Short and Simple» o parafraseado: «Keep It Simple, Stupid».

Lograr una interface simple es realmente complejo e implica un cambio de paradigma en la compañía y una modificación táctica en la metodología: se realizan mediciones y las mismas se conjugan con un trabajo de investigación y de diseño participativo con usuarios (para entender sus modelos mentales y rediseñar en función de esto).

Así las decisiones dejan de ser azarosas, artísticas y randómicas y pasamos a hacer Diseño Centrado en el Usuario.