En mi trabajo se está pensando en distintos beneficios que pueden ofrecer las empresas para optimizar la experiencia de sus clientes a través de las aplicaciones móviles y en la mesa de discusión, surgió el concepto Saving Time. De ahí, mi siguiente divague poco publicable  ;)

“Saving Time” es la traducción de “ahorrar tiempo” y es un término que se refiere a la posibilidad que ofrece una tecnología para que las personas optimicen tareas y así disfruten de su tiempo.

La palabra “ahorro” viene del árabe “hurr”, que significa “libre”.

En la Edad Media, el término se utilizaba para referirse a la libertad que se les otorgaba a los esclavos quienes – pagando a sus amos – podían cambiar su condición y llegar a ser jornaleros.

Se iba anotando el monto que pagaban en algo llamado “cartilla de ahorro” y luego, a través de una “carta de ahorro”, el amo firmaba su libertad.

Volviendo a nuestra posmodernidad digitalizada, es interesante ver cómo este concepto se puede incluir en la experiencia que les ofrecemos a nuestros clientes a través de los distintos puntos de contacto y más aún, a través de una aplicación ubicada en el propio dispositivo móvil; que lleva para todos lados y del cual es dueño.

Cuando diseñamos experiencias y funcionalidades que les permiten a los usuarios ahorrar de su tiempo, estamos invirtiendo la dialéctica hegeliana del amo y el esclavo (donde el amo siempre es la empresa y el esclavo siempre es el usuario) y de este modo, estamos creando un mínimo de libertad que genera un valor inmensurable.

Es el caso de la empresa American Airlines, que les ofrece a sus clientes la posibilidad de ahorrar tiempo en el aeropuerto realizando pasos desde su móvil.

La aplicación permite hacer checkin hasta 24 horas antes de la salida, elegir el asiento y no sólo eso; deja hacer el pago con una tarjeta de crédito cuyos datos se cargaron a través de un simple scan.

De este modo, el usuario ahorra esfuerzo al no tener que tipear sus datos y ahorra tiempo al momento de pagar.

Una vez que llega al aeropuerto, el usuario puede presentar el boarding pass sin necesidad de utilizar tiempo para imprimirlo. Y durante la espera, el usuario puede verificar desde el móvil la hora de su salida sin tener que trasladarse para buscar la información.

El sitio de American Airlines nos cuenta lo siguiente:

“Últimas novedades sobre nuestro app: nuestra pantalla de inicio ha sido actualizada para hacer una cuenta regresiva hasta la hora de embarque de su próximo vuelo. Dentro de las 24 horas previas a la salida del vuelo: la hora de embarque alternará con las horas y minutos que faltan para embarcar”.

El esfuerzo se reduce. El tiempo se minimiza. De algún modo, el usuario pasa a ser el amo.

En conclusión, buscar las formas para que las personas ahorren su tiempo a través de sus aplicaciones móviles, es una inversión de la dialéctica y es  principio estratégico esencial para ofrecer un valor diferencial en la experiencia de los usuarios.