Hace unos días, una amiga me contó que el CEO de su empresa espera que su equipo de UX “le resuelva el e-commerce”. Y su equipo de UX conformado por diseñadores francamente no sabe por dónde empezar.

La primera pregunta ¿cuál es la expectativa del equipo de UX?

  • ¿que diseñe los flujos, las interacciones y las interfaces?
  • ¿que defina a su vez las funcionalidades?
  • ¿o que defina la estrategia digital?

Porque en verdad, si vamos a la etimología ¡o más bien! al simple significado de las siglas, cuando decimos “UXer” nos referimos al “User Experience Designer” o sea, el CEO está en lo correcto: estas siglas se refieren a una estrategia de venta online.

Entonces es cuando mi amiga cuasi llora y me dice: “¡En cada lugar “UXer” significa algo distinto!”.

El dilema de los UXers

Por un lado, tenemos al diseñador de UX que efectivamente diseña experiencias digitales. ¿Qué conocimientos tiene este tipo de UXer?

  • Sabe un montón de tendencias digitales (es un curioso que está al tanto de todo lo nuevo: cómo está pagando online la gente en China vs. en USA y por qué razones)
  • Sabe de behavioral economics: conoce a profundidad cómo ayudar a lograr una venta, inyección de urgencia, miedo a la pérdida, reducción de opciones, etc.
  • Es quien se vincula con los user researchers (que hacen entrevistas etnográficas, tríadas, encuestas, etc.) para conocer cuáles son las distintas necesidades y circunstancias de sus usuarios cuando están en el móvil, en la tablet o en la computadora de escritorio.
  • Y es quien a partir de todo este conocimiento, define algo tremendo: la estrategia digital: cuáles serán los ejes para lograr esa visión, cuáles serán los elementos clave, cuáles serán las funcionalidades y cómo será esa experiencia

Y aquí llegamos al otro tipo de diseñador de UX, que es quien define el cómo. ¿Qué sabe este otro tipo de diseñador de UX?

  • Es un obsesivo del diseño de interacción
  • Sabe de flujos (tiene un pensamiento lógico que le permite comprender diagramas, journeys, etc.)
  • Sabe de diseño visual (¡porque también es artista!)
  • E interactúa con la gente de Usability Testing que analiza si lo que está planteando a nivel interfaz es claro, simple y comprensible o no se entiende absolutamente nada porque no responde al modelo mental de los usuarios ;)

En conclusión, pareciera que tenemos dos tipos de diseñadores de UX:

  • Uno es el que define la estrategia digital (quien diseña la experiencia)
  • Y el otro es quien hace el diseño interactivo (y diseña efectivamente la interfaz)

Pero ambos se llaman a sí mismos y se hacen llamar “diseñador de UX” y esto puede generar varios altercados.

¡Típicas fricciones!

Hay diseñadores de UX que esperan hacer definiciones estratégicas y no: su rol es buscar de forma gráfica cómo ejecutar las ideas de otro. Entonces se frustran. Quieren aportar ideas de funcionalidades y no: no existe el espacio para ser escuchados, básicamente porque su rol es otro.

Quien define la estrategia digital y las funcionalidades es el equipo de Producto, por ejemplo; pero no es su equipo, aunque se llame “equipo de UX”.

Por otro lado, hay diseñadores de UX que son diseñadores gráficos de escuela, adoran el mundo fino de la usabilidad y las interacciones y no les interesa (para nada) empezar a estudiar estrategias de venta para clientes online. Y sin embargo, quienes están frustrados son sus directores “que esperan más de ellos”. Y en verdad ellos mismos también están frustrados, porque se les está pidiendo que hagan algo que no saben ni les interesa hacer.

¡Y ni hablar de los cursos de UX! ¿son de diseño de experiencia o de diseño de interacción? ¿Qué esperan los estudiantes cuando van? ¿Qué se llevan?

¿Entonces qué hacemos?

¡La primera pregunta! ¿Todos los diseñadores de UX deben que llegar a ser estrategas? Y por otro lado, ¿los diseñadores de UX estrategas necesitan conocer cuestiones finas de diseño de interacción?

Esto es interesante porque se puede ver en los avisos donde gente de RRHH intenta reclutar UXers y pide conocimientos de maquetación y programación. ¿Pero es realmente necesario que un estratega sepa programar?

¡Algunas opciones!

Una posibilidad que se me ocurre, es decirles a los diseñadores de UX del primer tipo (o sea, a los estrategas) que se hagan expertos en estrategia y que se defiendan cuando les piden conocimientos de programación. Y por otro lado, decirles a los diseñadores de UX del segundo tipo (a los cuales no les interesa la estrategia), que dejen de llamarse UXers y se autodenominen “diseñadores de interacción” o simplemente “diseñadores de interfaces” (UI).

Aunque es complejo, porque el término UX ha contaminado todo. Las empresas están contaminadas.

Pareciera que ”UX” ya no significa “experiencia de usuario”, sino “digital”; entonces no podemos sacarles esta sigla a los diseñadores. ¡Es como despojarlos de un apellido!

Otra posibilidad es que la estrategia quede en manos de “Diseñadores de producto” y que la palabra “UX” quede reservada para los diseñadores de interacción. El detalle es que los diseñadores de UX tienen que tener súper en claro que no diseñarán el producto ni harán definiciones de funcionalidades, sino que sólamente diseñarán las interfaces. Y esto debe quedar súper claro para que no se frustren.

Conclusión

Es interesante cómo esta explosión digital ha necesitado la creación de nombres y estos nombres (¡creados en USA!) han quedado detrás de siglas y en algún punto han perdido sentido y significado.

¿El problema lo habrán causado los gringos que usan siglas para todo y los hispanoparlantes no estamos acostumbrados? ;)

¡Ojo! Lo digo en chiste, pero quizás el problema sean las siglas ;)

Creo que frente a la contaminación virósica del término UX en todos los puestos digitales, podemos respirar hondo y añadir la sigla a todo como si el término fuera transparente:

  • UX strategist
  • UX designer

Quizás ;)

Toda reflexión es más que bienvenida ;)

Este post fue originalmente publicado en mi linkedin El término UX y su sumatoria de fricciones ;)