Creación de personajes como herramienta de diseño.

Este método consiste en crear uno o varios personajes ficticios (con nombre, apellido, características y objetivos), que representen las necesidades de un grupo de usuarios y cuenten con una descripción narrada y detallada que pueda contestar preguntas en el momento de tomar decisiones de diseño.

Implica reemplazar el trabajo en abstracto para diseñar focalizados en alguien específico, analizando la importancia de cada tarea según la mirada de nuestro personaje representativo (que contará con el modelo mental de los usuarios a quienes estamos apuntando).

Caracteríticas de nuestros personajes:

  • Concretos: Reemplazarán a los usuarios generales. Serán más específicos que un perfil y contarán con nombre, apellido y una ficha con sus características, intereses y objetivos.
  • Representativos: Contarán con el modelo mental del grupo de personas que ingresará al Sitio (en caso de que existieran distintas áreas de funcionalidad, crearemos distintos roles).
  • Definidos: Deben ser capaces de contestar qué cosas son necesarias de incluir en el diseño y qué cosas pueden quedar afuera.
  • No son reusables: Son construidos para un contexto específico.
  • No son estereotipos: No están basados en prejuicios ni suposiciones caricaturescos. Si el diseñador no respeta al usuario nadie lo hará!
  • Muestran motivaciones y objetivos: Tanto obvios como sutiles.

Beneficios de crear personajes:

Alan Cooper, en su libro “About Face 3″ describe los siguientes beneficios:

  • Comunicación: Provee un lenguaje común para las discusiones de equipos interdisciplinarios.
  • Precisión: Determina como debe ser el producto y cómo se debe comportar.
  • Medición: Mide la efectividad de un diseño. Sirve para testear decisiones.
  • Foco: Mantiene a los diseñadores centrados en el usuario durante todo el proceso de desarrollo.
  • Consenso: Facilita el consenso, dado que es fácil de entender y de relacionar cada personaje con su listado de necesidades.
  • Evita el usuario elástico: Torcer o estirar nuestro referente imaginario para adecuarse a las opiniones o presuposiciones de cada diseñador.
  • Previene el diseño auto-referencial: Cuando diseñamos para nuestros propios objetivos o nuestro modelo mental.
  • Impide centrarnos en casos inusuales: Proviene centrarnos en situaciones que podrían llegar a pasar pero que en realidad casi no suceden y no deberían ser el objeto de nuestros esfuerzos
  • Para poder crear nuestro personaje, es necesario sumar al requerimiento planteado por el cliente, los resultados de entrevistas con usuarios potenciales. Esto nos permitirá diseñar enfocados en sus verdaderas necesidades.

Fuentes:

“Pensar Primero” de Daniel Mordecki http://www.mordecki.com/libro/descargarlibro/descargarlibro.shtml

“About Face 3″, Alan Cooper

2 comentarios

  1. muchas gracias por este post!. me va a servir para explicarles a mis socios la importancia de la creación de personajes.
    felicitaciones!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*