Algo que aprendí viajando, es la diferencia absoluta de palabras que usamos entre todos los países hispanoparlantes de Iberoamérica.

  • Me pasó en Madrid, presentar un prototipo en un banco que decía por todos lados “COSTO”. Allá el costo es un cigarro de hachís (la resina del cannabis). Se utiliza “coste” cuando se intenta hablar de precios. Lo increíble es que los economistas me miraban como diciendo: “Obvio que sabés lo que estás diciendo”. Imposible para un argentino, hasta que no pisa el suelo de Amsterdam.
  • También en Pamplona yo insistía con llamar al botón de login: “INGRESAR”.  Allá sólo se ingresa a los hospitales. Se utiliza “Entrar” cuando se habla de sitios web.
  • En reuniones en España siempre me pasaba que yo decía: “¿Y si SACÁRAMOS tal cosa de la página?”. “Sacar” allá significa “mostrar”, no “eliminar” como lo usaríamos en Argentina. Y en todas las reuniones la gente entendía lo inverso a lo que yo quería decir, hasta que una madrileña con la que yo pasaba tiempo, advirtió por qué devenía la confusión y logré modificarlo cada vez que hablaba (!)
  • Hace un tiempo vi en Mercado Libre México algo que preguntaba: “¿Estás acá?”. (Lo capturé para enviárselos a los chicos y lo perdí en el caos de mis imágenes). “¿Estás acá?” en México significa: “¡¿Estás drogado, amigo?!”.  Sería “Estás aquí” para ser más pertinentes ;)
  • Me contaban los otros días en un Call Center de DF que cuando la gente de Mérida llama y dice: “¡Es que busco, busco y no busco!”,  los operadores jóvenes de DF contestan: “¡Pero busque, señora!”. El tema es que para los yucatecos, el verbo “buscar”, también quiere decir “encontrar”.  Entonces, el tercer “busco”, quiere decir “encuentro”. El significado completo de la oración sería: “Es que busco, busco y no encuentro” ;)
  • Anoche Bibiana Nunes contaba que en el e-commerce de Adidas México decía: “CHAQUETA” para referirse a las chamarras; lo que en Argentina llamaríamos “campera”. El detalle es que en México, la palabra “chaqueta” se utiliza específicamente para la masturbación y en las oficinas centrales de USA no lo saben.
  • Y anoche un amigo mexicano me contaba que un argentino usó tres veces la palabra “PROLIJO” para referirse a un proyecto. Como esa palabra no se conoce en las tierras de Frida, lo googleó y aparecieron estas tres acepciones:
    • Largo, dilatado con exceso.
    • Cuidadoso o esmerado
    • Impertinente, pesado, molesto.

Esto de la tropicalización – cuando hablamos de encontrabilidad – es un pequeño detalle ;)